DIETA BAJA EN FODMAP

¿Dieta baja en qué? FODMAP, es el acrónimo en inglés para referirnos a oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polialcoholes fermentables. Este tipo de alimentación se utiliza como tratamiento para el famoso síndrome de intestino irritable. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo…

Te ha pasado que comes frutas y verduras, pero ¿te caen mal? Y ni hablar de las legumbres… simplemente ya no forman parte de tu alimentación. Hay días y días y en tu casa ya no se compran manzanas y tu pasas de algunas comidas porque ya no sabes cual de los ingredientes es el que te hace ir (o no) al baño o te inflama de esa manera! Bueno querida, quizás ya te lo han dicho, pero tienes “el colon irritable”.

El término clínico es síndrome de intestino irritable (SII), y se presenta generalmente en mujeres entre los 20 y 40 años, por predisposición genética, factores ambientales, psicológicos, infecciosos o alteración de la microbiota intestinal.

La sintomatología clásica es dolor abdominal tipo cólico, inflamación intestinal, con presencia o ausencia de deposiciones que puede cursar incluso con diarrea.  

¡Hay una solución! La dieta baja en FODMAP ha logrado buenos resultados en pacientes con trastornos gastrointestinales para SII, aliviando los síntomas y puede generar cambios en la microbiota intestinal.

  • Oligosacáridos: se encuentran en alimentos como trigo, centeno, cebolla, ajo, legumbres
  • Disacáridos: lactosa – en productos lácteos y sus derivados
  • Monosacáridos: fructosa – de la miel, manzana, jarabe de maíz alto en fructosa
  • Polialcoholes: sorbitol y manitol – que encontramos en algunas frutas y edulcorantes artificiales

Beneficios:

  • Disminución del dolor, inflamación y distensión abdominal
  • Mejora el tránsito intestinal
  • Ganas calidad de vida

Para comenzar este tipo de alimentación, es una nutricionista quien debe indicar el tratamiento dietoterapéutico (dieta – terapia), ya que contempla tres fases, cada una con un objetivo específico y con una lista de alimentos que debe ser aceptada también por el paciente (por factores económicos, sociales y culturales). La educación y acompañamiento constante por parte del profesional de salud es fundamental para el éxito de la terapia, ya que la duración del tratamiento es de aproximadamente de 12 semanas.

Pensaste que eras la única que no podía comer manzana?

Andrea Pacheco Maragaño

Nutricionista Integrativa

@nutriberry.cl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s